LA MASÍA DE CUCALÓN

Mi amigo y administrador de esta Página, Elías Miguel Marqués Asensio, tiene razones para regañarme, pues hace mucho tiempo que he olvidado mi compromiso como colaborador de contenidos de la misma. Para congraciarme con él y con los “amigos” de la Historia de la Villa de Altura, ahí va un trocito de historia y leyenda de la Masía del Cucalón.

La historia “oficial” dice que la Masía (como todas las de la comarca) estuvo vinculada a la Cartuja de Vall de Cristo (pues la Cartuja, utilizó las masías como instrumento de explotación económica de sus señoríos), si bien su origen es más antiguo que el de la propia Cartuja. Perteneció a un habitante de Calatayud llamado Fernando Gonzalo Azagra y consta que en el año 1378 la vendieron sus albaceas. El 6 de julio de 1539 la compró la Cartuja por 9.750 sueldos a Juana Medina y Francisco Cucalón (del que vendría el nombre de la Masía). La Masía tiene boalaje y dehesa, que fue amojonada el año 1406, asistiendo al acto Juan Esteve, Bayle de Altura con autoridad real, aplicándose en principio, la pena de 5 sueldos de día y 10 de noche. Posteriormente se aplicó la pena de “monta y degüella” al ganado no perteneciente a Vall de Christ, como se recoge en la sentencia dada en Valencia el 13 de junio de 1618.

La casa de la Masía, junto a las demás dependencias, como caballerizas, bodegas, lagares, etc., fueron construidas por la Cartuja sobre una antigua y pequeña cabaña existente. Fueron los propios cartujos quienes introdujeron el cultivo de la vid. Cucalón fue una de las masías más importantes de las que contó Vall de Christ y lo fue tanto desde el punto de vista ganadero como agrícola. A pesar de que tenía como explotación principal la vid, también se cultivaron cereales como atestiguan los propios monjes que declararon haber obtenido en 1776 “10.603 cántaros de vino, 48 cahíces de trigo, 44 cahíces de cebada, 22 cahíces de avena”. La masía contaba con granero, pajar y eras de trilla junto a varios corrales para el ganado. En la primera planta de un edificio adosado a la casa, se encuentran ocho o diez lagares o trules donde se pisaba la uva y se obtenía el mosto. Por último, el vino se pasaba a los toneles de la inmensa bodega que todavía posee Cucalón en la actualidad.

Su construcción, en la cima de un cerro, rodeada de impresionantes defensas naturales, que emerge entre pinos y encinas e impresiona el bloque de casas blancas desafiante, parece un fortín, una torre-vigía dominando, con su privilegiada situación, todo el valle situado a sus pies. Rodea su patio interior, un muro bastante alto y grueso con ventanas estrechas (arpilleras o saeteras) e incluso se puede observar que existen restos de un foso que cercaba parte de la masía y que la convertía en inexpugnable. La explicación a este celo defensivo debe de buscarse en el momento en que se construye esta masía, una época insegura en la que eran constantes las incursiones de piratas y las refriegas entre cristianos y musulmanes que arrasaban estas tierras. Esto sin duda determinó la construcción de estas defensas como forma de protección a sus habitantes. La Masía cuenta también en su interior con una Capilla notable, destacable tanto por su tamaño como por su calidad ornamental, con las paredes laterales recubiertas con azulejos con manufactura de la Cartuja muy probablemente, y con la techumbre cubierta de pinturas al fresco que reproducen el nombre de Jesús y que aunque es poco probable que daten del siglo XVII, como afirman sus propietarios, si podemos clasificarlas como pinturas neobarrocas. (De todo, fuente:http://mayores.uji.es/blogs/antropaltopalancia/category/2-patrimonio-historico/altura-2-patrimonio-historico-2/).

1966884_850535328296848_282732975_n
Hasta aquí, digo, la historia oficial. Pero yo he estado hablando personalmente con el actual habitante de la Masía –hombre encantador y amable- que me ha explicado que la Masía se ubica en la confluencia de dos barrancos, que constituía paso natural entre Liria y Segorbe, y que es además el inicio del Camino de la Murta. Que existen muchos vestigios de asentamientos iberos en los alrededores. Que en el lugar donde hoy se alza la Masía existió una Torre vigía romana. Que existen documentos en los anales de la Cartuja que atestiguan que San Vicente Ferrer hizo noche en la Masía, en uno de sus viajes desde la Cartuja de Vall de Cristo donde estaba su hermano Bonifacio hasta la población de Alcublas para rebrotar una fuente que se había secado (para refrendarlo me habla de una romería que los habitantes de Alcublas realizaban a la Masía el día de San Vicente, y lo relaciona con la costumbre de los habitantes de salir a recibir a sus visitantes ilustres para acompañarlos al pueblo). Que existen igualmente documentos en los anales de la Cartuja de Porta Coeli (en Serra) que atestiguan que los cartujos de Porta Coeli pidieron en cierto momento amparo a los cartujos de Vall de Cristo y se refugiaron en la Masía del Cucalón (y es hecho constatado que Fray Bonifacio Ferrer fue prior primero de Porta Coeli y luego de Vall de Cristo)…

Con las cautelas necesarias, a mí el actual propietario de la Masía me ha parecido hombre sensato y de fiar.

Fdo.: José Ignacio González Ors

Anuncios
Categorías: Cartuja de ValldeCrist, Otros, Villa de Altura | Deja un comentario

Navegador de artículos

¡Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

educaLIAS

Elías Miguel Marqués Asensio

Elías MM Asensio

Las pequeñas cosas del mundo son las que crean grandes mundos.

Tablas de Aralaxia

La saga literaria

Historia de la Villa de Altura

900 años de historia nos avalan...

A %d blogueros les gusta esto: