Masía Rivas

No se tiene noticia de su origen, sólo existe una declaración de testigos ancianos sobre las costumbres y usos que tenían los masoveros del lugar de Rivas, ante el escribano de Altura Juan Andreu de 1.412. Al no existir constancia del establecimiento en este lugar de propietario alguno, cuando se produjo la donación de D. Martín de las baronías de Altura y Alcublas a la Cartuja, ésta tomó posesión de su dehesa. El acto de amojonamiento se produjo en 1.601. Como ya hemos visto, se aplicó la pena de “monta y degüella” a partir de 1.748. Anteriormente se celebraron varios juicios contra ganaderos por pastar dentro de los límites de la dehesa y siempre les fue impuesta la multa de 3 libras.

DSCN00441-1024x768

Masía de Rivas


Durante el s. XVIII, a través de cambios y numerosas compras directas, amplió la Cartuja sus posesiones en esta zona, de este modo pasaría de ser exclusivamente ganadera a estructurarse como masía, predominando desde  entonces la explotación agrícola en ella. Esencialmente se trata de pequeñas y medianas parcelas pertenecientes a distintos  propietarios y en las que predominaban los cultivos de la vid y el olivo. Se han encontrado  más de veinte parcelas con una extensión que oscilan desde los 1,5 a 8 jornales, pero que en total suman aproximadamente unos 250 o 300 jornales. Hay que resaltar, el auto de cambio realizado por el escribano de Altura, Francisco Xárrega, en agosto de 1.734, por el que Matías Urquizu entregó a la Cartuja dos heredades, una con su casa, y otra con su corral de ganado, encontrándose dichas heredades en la partida de la Fuente de Rivas, a cambio, el Monasterio le entregó nueve censos, valorados en 765 libras y 495 libras que pago en efectivo. Aunque no existen datos concretos, se cree que esta transacción constituyó el fundamento de la masía de Rivas, ya que al construirse sus cimientos y posteriormente los de su bodega, se encontraron infinidad de sepulcros cubiertos y dentro osamentas, confirmando este hecho que este lugar habría estado habitado en una época anterior.

También tuvo ganado, corrales y casa del pastor, así como era de trillar, pajar, granero y una amplia superficie de tierra dedicada al vino. Estás tierras fueron trabajadas por jornaleros contratados por el Convento. El abrevadero y la balsa de Rivas, que se nutrían de la fuente, del mismo nombre fueron construidos por el Convento en esta época, de igual forma que el huerto de esta masía. Hay numerosos testimonios escritos que reflejan el hecho de la disminución del caudal del agua de la fuente debido a los años de escasez de lluvias. En uno de ellos datado en agosto de 1.772 se indica que “se tuvo que abrir y limpiar la acequia de conducción, esta quedó cubierta y cerrada el 6 de agosto”. Estas obras permitieron la salida del doble de caudal de agua, y es un ejemplo que demuestra como se buscaba la intensificación de los cultivos. Los monjes declararon haber recogido en 1.776, “4.000 cántaros de vino y 147 arrobas de aceite”.

 

(Córdoba, V; Górriz,V; Lozano, F. 2012)

Fdo.: Elías Miguel Marqués Asensio.

Ahora Historia de la Villa de Altura en seis canales:
Facebook – Twitter – Google+ – WordPress – Tumbrl – LinkedIn

Anuncios
Categorías: Masías, Todas las publicaciones | Deja un comentario

Navegador de artículos

¡Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

educaLIAS

Elías Miguel Marqués Asensio

Elías MM Asensio

Las pequeñas cosas del mundo son las que crean grandes mundos.

Tablas de Aralaxia

La saga literaria

Historia de la Villa de Altura

900 años de historia nos avalan...

A %d blogueros les gusta esto: