El “arrabal” Alturano

La villa de Altura apareció durante la denominada Taifa de Valencia o “taifa de Balansiya” que era uno de los reinos de taifas creados a raíz del fin del Califato de Córdoba en 1010 (S. XI).

Durante la reconquista, los moriscos y los cristianos coexistieron. Cuando en 1391 Martín I el humano donó la Villa a la Cartuja de ValldeCrist, ésta quedó seccionada en dos partes, la parte Cristiana quedó ligada a la Cartuja de ValldeCrist mientras que el raval pasó a pertenecer desde el 23 de agosto de 1397,  a los Ferrandis, y mediante la herencia quedaba la morería bajo la jurisdicción de ésta familia.

img_20150413_230743

Reconstrucción por Elías Miguel Marqués Asensio.

El 5 de junio de 1409, la Cartuja de ValldeCrist compró a Ferrandis de los Arcos, el “arrabal”, para así integrar parte de sus dominios y con la intención de que la comunidad sarracena no quedara fuera de su jurisdicción. La venta ascendió íntegramente a tres mil florines de oro de Aragón.

En el siglo XVI,  la Aparición de la Cueva Santa entre los años 1504-1515, más o menos, para no dejarnos fechas propuestas; supuso una fuerte expansión religiosa tanto Cristiana como Musulmana, pues la virgen también era adorada por los árabes, dentro de su propia religión.

Que los moriscos entraran en la Cueva no sentaba muy bien en aquella época y el Obispo Salvatierra llego a decir: “Al llegar, bajaban a lo profundo de la cueva, se postraban ante la Sagrada Imagen con profunda inclinación, bebían agua si la dolencia era interna o la lavaban si era externa y la Virgen era tan compasiva con esa confianza que muchas veces quedaban curados sin más, e incluso más pronto que a los cristianos viejos que a ella acudían”.

Estos moriscos no tardaron en ser expulsados, pues en 1525, en una “Historia de Portaceli”, aparece la fecha exacta de la expulsión de los moriscos de Altura por parte de Vall de Crist: “Se hicieron muchos al monte, que juntos con los de Segorbe i Vall de Cristo, hasta quatro mil se retiraron a la Sierra de Espadán, de donde hazían surtidas para robar…”. Ese mismo año el Prior Marqués se hace eco en su libro de la expulsión de 1525: “Lo monestir llança los moros del raval y poblá de chritians”.

A partir de aquí se ha hablado de que los árabes robaban a los Cristianos, pero bien es cierto que ellos se habían quedados sin casa y sin tierras y es normal que robaran para poder sobrevivir.

 

Fdo.: Elías Miguel Marqués Asensio.

Anuncios
Categorías: Todas las publicaciones

Navegador de artículos

Los comentarios están cerrados.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

educaLIAS

Elías Miguel Marqués Asensio

Elías MM Asensio

Las pequeñas cosas del mundo son las que crean grandes mundos.

Tablas de Aralaxia

La saga literaria

Historia de la Villa de Altura

900 años de historia nos avalan...

A %d blogueros les gusta esto: