Antiguos oficios

Oficios perdidos 18: Torcedores

Ciclo Oficios Perdidos en la Villa de Altura:

18. Torcedores.

Los torcedores eran “hiladores” en tanto que trabajaban el hilo.Torcedores

Torcían el cáñamo, el lino y la seda de los gusanos -de seda-, para elaborar pracientemente el hilo.

En la villa de Altura tenemos una calle que a la que se le denomina “Rocha del Torcedor”, de forma oral, debido a que alguien debía trabajarlo en ella. Actualmente la calle recibe el nombre de: Canónigo Suesta.

 

Fdo.: Elías Miguel Marqués Asensio.

Categorías: Antiguos oficios, Todas las publicaciones, Villa de Altura

Oficios perdidos 17: Bataneros

Ciclo Oficios Perdidos en la Villa de Altura:

17. Bataneros.

Los bataneros eran los propietarios o encargados de manejar el batán, una máquina de madera que funcionaba como un molino de agua y permitía elevar y dejar caer unos grandes mazos de madera. Su finalidad era golpear el paño para compactarlo y acabar de limpiarlo.

Por nuestra parte tenemos el famoso “Batán del trapo”, del siglo XVI, construido en la partida del Abrotón.

Batan de José Ángel Planillo Portolés

Fotografía de: J. Á. Planillo

Para profundizar un poco en nuestro batán:, éste funcionaba con agua proveniente del Manantial de la Esperanza. Y con la construcción de el Molino de los Frailes, el agua se canalizaba de una forma mejor.
Éste Batán, estaba edificado donde anteriormente existió una tejería regentada por un morisco, el cual se la vendió al vicario perpetuo de Altura, Mosén Jaime, el 21 de septiembre de 1470.
Mosén Jaime, posteriormente donó el batán junto con otras propiedades a la Cartuja de Vall de Crist.
Las telas de aquí extraídas pasarían a la sastrería de la Cartuja de Vall de Crist, donde eran convertidas en vestimentas y hábitos.
Años más tarde se transformaría en una fábrica de papel, amoldándose a las necesidades de cada época.

Existe un poquito más de información sobre el Batán del trapo, una de ellas es que fue en 1683 cuando se comenzo a adecuar para fabricar papel de estraza; y en 1728 cuando se hizo una gran reforma para fabricar papel blanco de calidad.
Y su derribo se produjo el 29 de marzo de 2005.

 

Fdo.: Elías Miguel Marqués Asensio.

Categorías: Antiguos oficios, Todas las publicaciones, Villa de Altura

Oficios perdidos 16: Torneros

Ciclo Oficios Perdidos en la Villa de Altura:

16. Torneros.

La tornería era un oficio destacado que empleaba el torno, cepillos, sierras y lijadoras.torneros

El trabajo como bien dice el nombre consistía en un proceso de torneado, es decir de lijado gradual, con el que se iban haciendo piezas. Entre los productos que se realizaban estaban piezas de sillas, barrotes, y todo tipo de piezas relacionadas con el trabajo de la madera y por tanto estaba en relación con los trabajos de carpintería.

 

Fdo.: Elías Miguel Marqués Asensio.

Categorías: Antiguos oficios, Todas las publicaciones, Villa de Altura

Oficios perdidos 15: Parederos

Ciclo Oficios Perdidos en la Villa de Altura:

15. Parederos:

 

Los parederos, también conocidos como ribaceros, eran picapedreros que se dedicaban a construir los ribazos de los extensos campos de la villa de Altura.Ribazeros

Los ribazos se construían clasificando las piedras cuidadosamente. Las herramientas empleadas eran muy sencillas: pico, martillo y plomada. Para su construcción se colocaban las piedras siempre por la cara plana, rellenando los huecos con piedras sobrantes.

Por desgracia, más que por suerte, muchos ribazos de nuestra querida villa están conformados con piedras provenientes de la Real Cartuja de Valldecrist, debido a su expolio y desmantelación a lo largo de dos siglos. Una triste realidad, pero que debe ser comprendida desde la óptica de aquella época en la que no se ponía en valor lo que realmente suponía una de las Cartujas más importantes de Europa.

 

Fdo.: Elías Miguel Marqués Asensio.

Categorías: Antiguos oficios, Todas las publicaciones, Villa de Altura

Oficios perdidos 14: Algeseros

Ciclo Oficios Perdidos en la Villa de Altura:

14. Algeseros.

La algesería era la denominación valenciana a los fabricantes de ladrillos.

Los ladrillos eran fabricados a manos y su cocción se realizaba a leña.Algeseros

  1. Primeramente se mezclaban los materiales: tierra y aserrín mediante una rueda, agregando agua hasta lograr formar un fango homogéneo.
  2. Tras ello, por medio de sus manos, se llenaban los moldes que les daban la forma.
  3. Se procedía después al secado de los adobes, colocándolos en tarimas en las que se secaban lentamente.
  4. Un siguiente paso era, una vez los adobes estaban completamente secos, se procedía al armado del horno, apilando los adobes para su cocción. Y casi cual horno moruno, el horno se comenzaba a levantar con los propios adobes hasta llegar a una altura no superior a los cuatro metros, haciendo una forma trapezoidal. Lo primero que se montaba eran los túneles, donde se colocaba la leña para que el horno funcionara, además, en cada fila de adobes se añadía carbón mineral.
  5. Tras montar el horno, se encendía el fuego y se acondicionaba para que el fuego alcanzara a cocer todos los ladrillos. Los túneles se alimentaban con leña durante doce horas, tiempo en el cual enciende el carbón mineral.
  6. Como siguiente etapa, se tapan los túneles para que el proceso continúe por si solo. Este proceso solía durar aproximadamente siete días hasta que el fuego alcanza la parte superior del horno y es ahí cuando se terminan de cocinar los ladrillos, recordemos que el carbón estaba puesto en filas, por lo que el fuego inicial, tras doce horas de encendido, prendería las primeras filas de carbón, estas las segundas a las horas y así sucesivamente, ascendiendo lentamente a lo largo de los días.
  7. Tras ello, se desarmaba el horno, palletizando los ladrillos según su tipo y calidad. A veces sucedía que algunos ladrillos no se habían hecho bien y debían desecharlos.

Este proceso, como es lógico se realizaba a gran escala, es decir, numerosas piras de fuego, llenaban el lugar donde se realizaban, dado que la producción de ladrillos era necesaria en un gran volumen.

 

Fdo.: Elías Miguel Marqués Asensio.

Categorías: Antiguos oficios, Todas las publicaciones, Villa de Altura

Oficios perdidos 13: Cereros

Ciclo Oficios Perdidos en la Villa de Altura:

13. Cereroscereros

Antiguamente, debido a la inexistencia de luz eléctrica como la que disfrutamos en la actualidad, se empleaban velas de cera como iluminación.

En altura se desconoce si realmente hubo cerería, sabiendo que había unas cuantas en Segorbe, con tradición desde el S. XVI. Pero de algún modo el pueblo las adquiría y por comercio con la población vecina o por fabricación propia, estas eran fabricadas

Las velas se hacían con la cera de las abejas de los apicultores, y siguiendo varios procedimientos de secado, quedaban más o menos grandes y más o menos gruesas. Es así cómo se hacían las velas, cirios o exvotos.

 

Fdo.: Elías Miguel Marqués Asensio.

Categorías: Antiguos oficios, Todas las publicaciones, Villa de Altura

Oficios perdidos 12: Carreros

Ciclo Oficios Perdidos en la Villa de Altura:

12. Carreros.

No puedo afirmar que en la villa de Altura existieran carreros propios, pero bien es cierto que debieron circular por ella. Para empezar como vía de comunicación con Valldecrist en sus años dorados, y por otro lado, ya en el S.XX como transportadores entre, como mínimo, el mercado de Segorbe y nuestra villa.carreros

Pero te preguntarás…. ¿Carreros? ¡Éste habla de Carrero Blanco…!
Y nada más lejos, los carreros, o carreteros, era como se les denominaba a los mensajeros que viajaban en carro y no sólo llevaban mensajes, si no alimentos, materiales, etc., fruto del comercio. Cumpliendo así varias funciones fundamentales que en aquellos años no podían desempeñar todas las familias, debido al duro trabajo labriego y las necesidades que este conlleva, así como el pastoreo u otras labores que no permiten además, estar viajando en pos de conseguir o intercambiar materiales.

Poco a poco, con la aparición del automóvil esta figura desapareció en favor de los transportistas, los servicios de mensajeros como correos, y otros entes diversos en los que se desperdigo el oficio.

 

Fdo.: Elías Miguel Marqués Asensio

Categorías: Antiguos oficios, Todas las publicaciones, Villa de Altura

Oficios perdidos 11: Herreros

Ciclo Oficios Perdidos en la Villa de Altura:
11. Herreros

 

Como es lógico, nuestra villa tuvo herreros, en tanto cumplían la labor de la herrería tradicional, como el de fabricación y puesta de herraduras, como reparación de elementos férricos.herreros

Conocidos herradores en nuestra villa el siglo pasado eran el “tío Pepe”, quien vivía en la Plaza de la Cueva Santa, al lado del actual bar San Remo, donde antes estaba la policía y posteriormente el “tourist info”, él herraba caballos y un poco de forja y “los hermanos Pepitus”hacía rejas, cruces, escaleras etc. Al hermano mayor se le atribuyen dos monolitos cilíndricos con punta cónica erigidos en: La ermita de la Purísima y otro en el camino natural de Aragón, cuesta de los segadores, al lado del almacén municipal. Había otro herrero al que llamaban “el Mañán” quien hacía puertas de hierro, balcones, etc.

Las herrerías contaban con los siguientes elementos para complementar totalmente la labor:

  1. La forja es el lugar en donde se le aplica calor al metal en la herrería. Aquí se contiene y controla el volumen del fuego necesario para el trabajo.
  2. El yunque es un gran bloque de hierro o acero, a lo largo del tiempo, ha sido refinado hasta su actual forma.
  3. Los anteriores son los instrumentos básicos con los que trabajan los herreros. Además, utilizan algunas de las siguientes herramientas, dependiendo del tipo de labor que efectúen:
  4. Las tenazas son usadas para asir el metal incandescente. Varían en un rango de formas y tamaños.
  5. Los moldes son instrumentos para dar forma al metal. Éstos se calientan de modo tal que el metal se derrite y sale a través de aberturas previamente marcadas en el molde. Por esos orificios se introduce el metal fundido de forma que cuando se enfría y se rompe el molde se reproduce la forma deseada en el metal. Con ello, por ejemplo, se pueden fabricar las formas particulares de las cucharas, las herraduras, etcétera.
  6. La fragua es la herramienta donde se coloca el carbón para calentar las piezas de metal para que puedan ser forjadas y tengan maleabilidad al momento de darles forma, esta fragua puede funcionar con un ventilador que inyecta aire para que el carbón arda y así poder trabajar el metal.

 

Fdo.: Elías Miguel Marqués Asensio.

Categorías: Antiguos oficios, Todas las publicaciones, Villa de Altura

Oficios perdidos 10: Molineros

Ciclo Oficios Perdidos en la Villa de Altura:

10. Molineros:molineros

Aunque cuando digo molineros, no puedo no evocar la imagen de un molino de viento, como los de Castilla la Mancha y su célebre personaje de ficción, Don Quijote de la Mancha, que nos trajo de la mano Cervantes, no es exactamente a estos molinos a los que hago referencia. Y tampoco a molinos hidráulicos dada nuestra escasez acuífera de la época.

Los molinos de Altura se componían de una rueda de trillar y era la fuerza animal la que provocaba el giro que molía el trigo.

Como no todos los habitantes podían tener una “muela de trillado” en casa, eran los molineros, es decir, los dueños de estas, los que realizaban el trabajo a cambio de un salario.

 

Fdo.: Elías Miguel Marqués Asensio.

Categorías: Antiguos oficios, Todas las publicaciones, Villa de Altura

Oficios perdidos 9: Costureras

 

Ciclo Oficios Perdidos en la Villa de Altura:

9. Costureras:Costureras

Era muy habitual encontrar en la mayoría de casas a mujeres que dedicaban su tiempo a la tarea de coser, buena prueba de ello son las máquinas de coser que con el tiempo nuestras personas mayores adquirieron. Y, aunque en realidad en la Villa de Altura hay varios sitios donde se sigue cosiendo con máquina, aquí hacemos referencia al cosido a mano antiguo.

En la escuela franquista, una de las enseñanzas que se impartía a las mujeres, recordemos que la educación estaba diferenciada por sexos, era tareas del hogar y en ellas se encontraba coser.

 

Fdo.: Elías Miguel Marqués Asensio.

Categorías: Antiguos oficios, Todas las publicaciones, Villa de Altura

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: