Manantial del Berro

Temas relacionados con el Manantial subterráneo del Berro.

102 años del alumbramiento del manantial de Berro

Contextualicemos un poco el devenir de nuestro manantial y su relación con la Virgen de la Cueva Santa y el pueblo de Altura:

La regencia de María Cristina concluyó en 1902, dando paso al período constitucional del reinado de Alfonso XIII, que duró hasta 1923. Se iniciará entonces un momento histórico convulso y lleno de cambios de gobierno en España que afectará a todos los sectores y, desde luego, a la propia Villa de Altura.Foto de Elías del Manantial del Berro

Años y años, la población de la Villa de Altura estuvo buscando agua propia o algún medio para adquirirla. A pesar de poseer numerosas fuentes en su término, éstas se encontraban muy alejadas de la propia población. Una de las soluciones que los propios alturanos tomaron, consistía en realizar viajes con cantaros a poblaciones aledañas, para llenar el preciado bien acuoso y poder proveerse de él. Ello conllevó muchas disputas y problemas, sin contar el tiempo y el esfuerzo diario empleado en ello.

Una de las soluciones tomadas siglos atrás había sido la construcción de la balsa de riego denominada Balsa Mayor, construida con la ayuda de la Cartuja de ValldeCrist, que canalizaba el agua desde el Manantial de la Esperanza, hasta el Batán del Trapo; y de éste hasta la propia balsa. Pero debido a que el agua se empleaba en el Batán del Trapo y luego se acumulaba en la balsa, ésta no era potable y servía únicamente para regar.

Los alturanos rogaban en aquellos años por uno de los milagros por los que era famosa la Virgen de la Cueva Santa. Además durante estos mismos años, el Santuario estaba siendo objeto de mejora y cambio, adaptándolo para una mejor devoción.
Así, en Agosto de 1904 el Iltre. D. José Suesta, natural de la villa de Altura y Maestrescuela de la Catedral de Orihuela, colocó la nueva verja para la capilla interior del Santuario de la Cueva Santa, una verja de aluminio que llegó a costar 9000 de las antiguas pesetas. No pasaría mucho tiempo, escasos tres años, en Agosto de 1907, se harían de pórtlan las paredes de la capilla y de cemento armado la mesa del altar, costando todo 550 pesetas. Dos años después, en 1909, se colocaron los ventanales de cristal frente al altar del Santo Cristo de los Milagro, construidos en Valencia y con un coste de 300 pesetas.

Tras tanta penuria y miseria, fue en el año 1911, cuando bajo la alcaldía de Don Agustín Sebastián, se tomó la firme decisión de perforar un pozo subterráneo junto a la fuente del Berro, con la esperanza de descubrir en él algún pozo interior que pudiera proveer de agua a la población de manera continua.

10675759_1009350435748669_4964935671815550512_nUno de los datos religiosos que demuestran la devoción y admiración de la villa a la Vírgen de la Cueva Santa se produjo cuando los alturanos y alturanas, desesperados por encontrar una solución pidieron descender su imagen a la Iglesia de San Miguel Arcángel para poder rogarle de cerca por el futuro hallazgo de agua.

Mientras tanto el santuario seguía acogiendo obras para su mejora, mientras el pueblo le rogaba la tan preciada agua que necesitaba, en Julio de 1911, se construyó la escalera de piedra de la Cueva, obra por D. Miguel Carcasés Cebrián, natural de la villa de Altura, el total de la piedra empleada ascendió a 1500 pesetas. En ese momento el santuario costeó con 1429 pesetas la colocación del balcón del coro y el pasamanos de hierro. En 1913, aún sin hallar agua en el berro, las obras en el santuario se sucedían. Se colocó el altar actual del Santo Cristo, llamado “de los Milagros”. Este Santo Cristo fue cedido por la parroquia de la villa de Altura, y en 1915 fue restaurado por el dorador Vicente Balaguer de Valencia.

El agua seguía sin llegar, el pueblo desesperaba, las donaciones al santuario y las obras que en él se realizaban no parecían servir de ofrenda, bien reconocida la devoción alturana, para que se obrara el milagro. Se aceptó entonces la propuesta que el pueblo había realizado, y se procedió a descender del Santuario a la imagen de la Virgen de la Cueva Santa. Así, mientras los alturanos buscaban incansablemente y con gran tesón el agua, los demás residentes de la villa rogaban a la Virgen en la Iglesia. Para complicar más las cosas, durante una de las excavaciones se produjo un trágico derrumbe dentro del propio pozo, lo que provocó un gran sentimiento de imposibilidad de encontrar el agua y el desánimo por no encontrarla se adueñó del corazón de algunos alturanos. A pesar de ello, hubo otros tantos alturanos que no se amilanaron frente a tantas adversidades, los esfuerzos por hallar el agua continuaron mientras se construía una galería precaria y muy estrecha, en la que prácticamente cabía sólo una persona.

La impotencia se hacía latente y los días pasaban sin lograr hallazgos concluyentes de que el agua fuera a aparecer en aquel pozo, tal vez estaban escavando simplemente la tierra, tal vez debajo de aquel pozo no había más agua, tal vez los zahoríes se habían equivocado, tal vez habían malgastado años de esfuerzos en balde, la situación se había vuelto crítica y, por ello, se procedió a realizar un novenario en honor a la Virgen de la Cueva Santa, rogándole por un milagro por el que llevaban años luchando y sufriendo.

Fue entonces, cuando, durante uno de estos novenarios se produjo el “milagro”.

En total fueron cuatro duros años de arduos trabajos bajo tierra, con los peligros que esto implica, sin más herramientas que el pico y la pala. Durante todo éste tiempo, los alturanos habían logrado abrir una galería de unos 500 metros de longitud que discurría veintiún metros por debajo de la fuente del Berro. Finalmente en dicha galería comenzó a manar un gran caudal de agua durante la noche del 24 al 25 de Marzo de 1915.

Aquella noche, las campanas sonaron sin descanso para avisar a todos los habitantes que por fin se había logrado, que la villa había conseguido finalmente su preciada agua propia. Que era el fin de la penuria y el inicio de una nueva era para la villa.

Ya en Diciembre, seguirían las aportaciones al Santuario, ahora con júbilo y alegría por la preciada y necesitada agua, así se colocaron los ventanales con alegorías eucarísticas en la capilla de la comunión, con un montante de 322 pesetas.

Fdo.: Elías Miguel Marqués Asensio.

Categorías: Manantial del Berro, Santuario de la Cueva Santa, Todas las publicaciones

101 años de historia. El Berro. Motivo de honor.

El agua seguía sin llegar, el pueblo desesperaba. Bien reconocida es la devoción alturana, para que se obrara el milagro.

Se aceptó entonces la propuesta que el pueblo había realizado, y se procedió a descender del Santuario a la imagen de la Virgen de la Cueva Santa.

Así, mientras los alturanos buscaban incansablemente y con gran tesón el agua, los demás residentes de la villa rogaban a la Virgen en la Iglesia. Para complicar más las cosas, durante una de las excavaciones se produjo un trágico derrumbe dentro del propio pozo, lo que provocó un gran sentimiento de imposibilidad de encontrar el agua y el desánimo por no encontrarla se adueñó del corazón de algunos alturanos.

A pesar de ello, hubo otros tantos alturanos que no se amilanaron frente a tantas adversidades, los esfuerzos por hallar el agua continuaron mientras se construía una galería precaria y muy estrecha, en la que prácticamente cabía sólo una persona.

La impotencia se hacía latente y los días pasaban sin lograr hallazgos concluyentes de que el agua fuera a aparecer en aquel pozo, tal vez estaban escavando simplemente la tierra, tal vez debajo de aquel pozo no había más agua, tal vez los zahoríes se habían equivocado, tal vez habían malgastado años de esfuerzos en balde, la situación se había vuelto crítica y, por ello, se procedió a realizar un novenario en honor a la Virgen de la Cueva Santa, rogándole por un milagro por el que llevaban años luchando y sufriendo.

Fue entonces, cuando, durante uno de estos novenarios se produjo el “milagro”.

En total fueron cuatro duros años de arduos trabajos bajo tierra, con los peligros que esto implica, sin más herramientas que el pico y la pala. Durante todo éste tiempo, los alturanos habían logrado abrir una galería de unos 500 metros de longitud que discurría veintiún metros por debajo de la fuente del Berro.

Finalmente en dicha galería comenzó a manar un gran caudal de agua durante la noche del 24 al 25 de Marzo de 1915.

Aquella noche, las campanas sonaron sin descanso para avisar a todos los habitantes que por fin se había logrado, que la villa había conseguido finalmente su preciada agua propia. Que era el fin de la penuria y el inicio de una nueva era para la villa.

 

Fdo.: Elías Miguel Marqués Asensio.

Ahora Historia de la Villa de Altura en seis canales:
Facebook – Twitter – Google+ – WordPress – Tumbrl – Linked

Categorías: Manantial del Berro, Santuario de la Cueva Santa, Todas las publicaciones, Villa de Altura

Los últimos años previos al ahora sobre el Berro

De nuevo la sequía inunda la villa de Altura.

Durante la alcaldía de Don José Prieto Torres, en 1985 la población atravesaba una profunda sequía que cada día se agravaba más. El manantial del Berro pareciera que se había secado y todo el esfuerzo que se había realizado años atrás en vano. Fue ello el detonante para que el Sindicato de Riegos de Altura a fecha de 21 de marzo, se reuniera y decidiera construir un embalse para recoger el agua que se estaba perdiendo a través de los barrancos. El 9 de junio de 1985 se presentó el proyecto ante la Junta General de Regantes, que decide dar el visto bueno si el ayuntamiento está conforme con ello. El proyecto se llevaría a cabo en el barranco del Berro. Tras largos esfuerzos el ayuntamiento contrataría zahoríes para buscar nuevos pozos y los servicios de varios geólogos.

La solución que finalmente se obtuvo fue la de realizar uno o dos sondeos de rotopercusión de 400 de diámetro y unos 50 metro de profundidad para poder bombear el agua cuando fuere necesario. El día 3 de julio finalmente se consiguió que aflore de nuevo el agua, pero las obras continúan varios días más para realizar toda la instalación de bombeo, que posteriormente fue aprobada por la Comisaría de Aguas del Júcar.

La nueva plaza de la Cueva Santa en honor al 75 aniversario.

 Como bien es sabido, la estrecha relación entre el santuario y la preciada agua culminó en 1990, pues para conmemorar el 75 aniversario del alumbramiento del Berro, la fuente de la teja fue retirada y sustituida por una nueva fuente, dividida en dos partes. Una parte ondulada con cascadas y otra circular, también con cascadas.

Ésta nueva fisionomía de la fuente vino de la mano de una remodelación total de la Plaza de la Cueva Santa con el objetivo de volverla más peatonal y evitar el deterioro producido por los vehículos. Enrique Martín, autor del proyecto, lo describe así:
“(…) ya que estaba concebida como un cruce ancho de calles más que como una plaza, lo que vamos a hacer es establecer una trama por medio de un pavimento que forme una retícula más rectangular que se notará por las diferentes coloraciones y texturas del pavimento que van a servir para darle una estructura interior y con ello delimitar mejor el espacio de la plaza”.

 

La película del alumbramiento y el 100 aniversario.

 Enrique Ventura, el 23 y 24 de marzo de 2003, presentó una película que retrata fielmente los hechos acontecidos durante el afloramiento del Manantial subterráneo del Berro, bajo el título de “Nace una Esperanza”. Dicha filmación costó quince años en hacerse y participaron muchos habitantes de la Villa de Altura.

Ya en 2012 se remodeló el paraje del manantial del berro dotándolo de mayores zonas de recreo, vallas y mejorando los accesos.

Para conmemorar estas fiestas, en pleno 2014, se inicia la construcción del monumento conmemoración del centenario del afloramiento de las aguas del Berro. Ayuntamiento y diversas personas del pueblo realizan las obras de manera voluntaria, empleando su fuerza del trabajo y empleando las estatuas realizadas en 2011 por Enrique Ventura, el mismo que realizó la película sobre la misma temática. Un dato importante a destacar es que cada estatua pesa más o menos doscientos kilos.

Ahora se cumplen cien largos años de un manantial que ha formado parte de la historia de la villa de Altura y que configura, no sólo plazas o parques de la población, sino que configura parte de los corazones de los alturanos. No se puede entender a los alturanos sin el berro, al igual que no se puede entender el berro sin la cueva santa.

 

Fdo.: Elías Miguel Marqués Asensio.

Ahora Historia de la Villa de Altura en seis canales:
Facebook – Twitter – Google+ – WordPress – Tumbrl – Linked

Categorías: Manantial del Berro, Santuario de la Cueva Santa, Todas las publicaciones, Villa de Altura

La mejora del acceso al manantial

Entre el 17 y 18 de julio de 1936, estalló el golpe de estado llevado a cabo por una parte del ejército contra el gobierno de la Segunda República Española, un golpe de estado que resultó un fracaso y que desembocó en un conflicto social, político y militar; determinante para la totalidad de la sociedad Española. En el caso de la Villa de Altura, el Archivo Municipal fue quemado, pero a los pocos días, Don Pascual Martín Julián recuperó tantos documentos como pudo, reconstruyendo todas las actas que logró rescatar.

Es entonces, el 18 de marzo de 1937 cuando es elegido como alcalde el ilustrísimo Don Ignacio Marín Blasco. Quién queriendo mejorar el acceso al manantial del Berro, mandaba carretas con cemento, arena y otros, desde pueblos de Valencia, para fortalecer la estructura de las galerías del Berro, dotándolas de un mayor tamaño y de una mayor seguridad, colocándole hasta bóveda y luz interior. Además todo ello fue gratuito pues mandó ayudar a todos los alturanos en la construcción y ampliación de la galería del manantial del Berro.

La fuente de la Teja en el cincuenta aniversario y el actual parque del Berro.

En la plaza de la Cueva Santa, en honor al milagro atribuido a la Virgen de la Cueva Santa del alumbramiento del manantial subterráneo del Berro, los Alturanos construyeron en 1965, es decir cincuenta años después, una fuente con forma de gran teja, con una imagen de la Virgen en ella.

El 25 de marzo de 1972, cincuenta y siete años tras el alumbramiento del Manantial del Berro se inauguró el nuevo canal para conducir el agua en el paraje donde habitualmente se realiza la bendición de las aguas, el día de su fiesta. Un paraje totalmente nuevo y adaptado en el que hoy en día se bendicen las aguas y el milagro que nos dotó de agua.

 

Fdo.: Elías Miguel Marqués Asensio.

Ahora Historia de la Villa de Altura en seis canales:
Facebook – Twitter – Google+ – WordPress – Tumbrl – Linked

Categorías: Manantial del Berro, Santuario de la Cueva Santa, Todas las publicaciones, Villa de Altura

La relación entre el Santuario, la Virgen y el esfuerzo de un pueblo.

La regencia de María Cristina concluyó en 1902, dando paso al período constitucional del reinado de Alfonso XIII, que duró hasta 1923. Se iniciará entonces un momento histórico convulso y lleno de cambios de gobierno en España que afectará a todos los sectores y, desde luego, a la propia Villa de Altura.

Años y años, la población de la Villa de Altura estuvo buscando agua propia o algún medio para adquirirla. A pesar de poseer numerosas fuentes en su término, éstas se encontraban muy alejadas de la propia población. Una de las soluciones que los propios alturanos tomaron, consistía en realizar viajes con cantaros a poblaciones aledañas, para llenar el preciado bien acuoso y poder proveerse de él. Ello conllevó muchas disputas y problemas, sin contar el tiempo y el esfuerzo diario empleado en ello.

Una de las soluciones tomadas siglos atrás había sido la construcción de la balsa de riego denominada Balsa Mayor, construida con la ayuda de la Cartuja de ValldeCrist, que canalizaba el agua desde el Manantial de la Esperanza, hasta el Batán del Trapo; y de éste hasta la propia balsa. Pero debido a que el agua se empleaba en el Batán del Trapo y luego se acumulaba en la balsa, ésta no era potable y servía únicamente para regar.

Los alturanos rogaban en aquellos años por uno de los milagros por los que era famosa la Virgen de la Cueva Santa. Además durante estos mismos años, el Santuario estaba siendo objeto de mejora y cambio, adaptándolo para una mejor devoción.
Así, en Agosto de 1904 el Iltre. D. José Suesta, natural de la villa de Altura y Maestrescuela de la Catedral de Orihuela, colocó la nueva verja para la capilla interior del Santuario de la Cueva Santa, una verja de aluminio que llegó a costar 9000 de las antiguas pesetas. No pasaría mucho tiempo, escasos tres años, en Agosto de 1907, se harían de pórtlan las paredes de la capilla y de cemento armado la mesa del altar, costando todo 550 pesetas. Dos años después, en 1909, se colocaron los ventanales de cristal frente al altar del Santo Cristo de los Milagro, construidos en Valencia y con un coste de 300 pesetas.

Tras tanta penuria y miseria, fue en el año 1911, cuando bajo la alcaldía de Don Agustín Sebastián, se tomó la firme decisión de perforar un pozo subterráneo junto a la fuente del Berro, con la esperanza de descubrir en él algún pozo interior que pudiera proveer de agua a la población de manera continua.

Uno de los datos religiosos que demuestran la devoción y admiración de la villa a la Vírgen de la Cueva Santa se produjo cuando los alturanos y alturanas, desesperados por encontrar una solución pidieron descender su imagen a la Iglesia de San Miguel Arcángel para poder rogarle de cerca por el futuro hallazgo de agua.

Mientras tanto el santuario seguía acogiendo obras para su mejora, mientras el pueblo le rogaba la tan preciada agua que necesitaba, en Julio de 1911, se construyó la escalera de piedra de la Cueva, obra por D. Miguel Carcasés Cebrián, natural de la villa de Altura, el total de la piedra empleada ascendió a 1500 pesetas. En ese momento el santuario costeó con 1429 pesetas la colocación del balcón del coro y el pasamanos de hierro. En 1913, aún sin hallar agua en el berro, las obras en el santuario se sucedían. Se colocó el altar actual del Santo Cristo, llamado “de los Milagros”. Este Santo Cristo fue cedido por la parroquia de la villa de Altura, y en 1915 fue restaurado por el dorador Vicente Balaguer de Valencia.

El agua seguía sin llegar, el pueblo desesperaba, las donaciones al santuario y las obras que en él se realizaban no parecían servir de ofrenda, bien reconocida la devoción alturana, para que se obrara el milagro. Se aceptó entonces la propuesta que el pueblo había realizado, y se procedió a descender del Santuario a la imagen de la Virgen de la Cueva Santa. Así, mientras los alturanos buscaban incansablemente y con gran tesón el agua, los demás residentes de la villa rogaban a la Virgen en la Iglesia. Para complicar más las cosas, durante una de las excavaciones se produjo un trágico derrumbe dentro del propio pozo, lo que provocó un gran sentimiento de imposibilidad de encontrar el agua y el desánimo por no encontrarla se adueñó del corazón de algunos alturanos. A pesar de ello, hubo otros tantos alturanos que no se amilanaron frente a tantas adversidades, los esfuerzos por hallar el agua continuaron mientras se construía una galería precaria y muy estrecha, en la que prácticamente cabía sólo una persona.

La impotencia se hacía latente y los días pasaban sin lograr hallazgos concluyentes de que el agua fuera a aparecer en aquel pozo, tal vez estaban escavando simplemente la tierra, tal vez debajo de aquel pozo no había más agua, tal vez los zahoríes se habían equivocado, tal vez habían malgastado años de esfuerzos en balde, la situación se había vuelto crítica y, por ello, se procedió a realizar un novenario en honor a la Virgen de la Cueva Santa, rogándole por un milagro por el que llevaban años luchando y sufriendo.

Fue entonces, cuando, durante uno de estos novenarios se produjo el “milagro”.

En total fueron cuatro duros años de arduos trabajos bajo tierra, con los peligros que esto implica, sin más herramientas que el pico y la pala. Durante todo éste tiempo, los alturanos habían logrado abrir una galería de unos 500 metros de longitud que discurría veintiún metros por debajo de la fuente del Berro. Finalmente en dicha galería comenzó a manar un gran caudal de agua durante la noche del 24 al 25 de Marzo de 1915.

Aquella noche, las campanas sonaron sin descanso para avisar a todos los habitantes que por fin se había logrado, que la villa había conseguido finalmente su preciada agua propia. Que era el fin de la penuria y el inicio de una nueva era para la villa.

Ya en Diciembre, seguirían las aportaciones al Santuario, ahora con júbilo y alegría por la preciada y necesitada agua, así se colocaron los ventanales con alegorías eucarísticas en la capilla de la comunión, con un montante de 322 pesetas.

 

Fdo.: Elías Miguel Marqués Asensio.

Ahora Historia de la Villa de Altura en seis canales:
Facebook – Twitter – Google+ – WordPress – Tumbrl – Linked

Categorías: Manantial del Berro, Santuario de la Cueva Santa, Todas las publicaciones, Villa de Altura

Cuando el Berro dejó de manar

Siendo estas fechas ya tan señaladas por la proximidad a la celebración del 101 aniversario del afloramiento del manantial del Berro. Cabe recordar uno de los episodios que pusieron nuevamente en jaque a toda la comunidad alturana, y es que alrededor de 1985, Altura y la provincia de Castellón estaban sumidas en una gran sequía.

Nacimiento del Berro entrada a la galeria, Fotografía de Elías Miguel Marqués Asensio
Corría el citado año de 1985, cuando los principales pantanos que configuran la cuenca del río Mijares, de la que se nutren de agua para el riego las zonas agrícolas más importantes de la provincia de Castellón, tenían únicamente  600.000 metros cúbicos de agua embalsada, o lo que es lo mismo y dicho llanamente: “muy poquica agua”. Pues esos pantanos llegan a albergar del orden de 10 millones de metros cúbicos. Se comentaba que la sequía causaba que el río Mijares no superara los dos metros cúbicos por segundo, y que el pantano de Arenós, el mayor de la provincia, contara  únicamente con 383.000 metros cúbicos de agua, es decir, el 0,29% de su capacidad.

¿Y a qué viene esto?, puede que te estés preguntando.

Pues resulta que nuestra querida villa no era una excepción, ella también estaba siendo asolada por la intensa sequía e indudablemente, nuestro querido milagro acaecido la noche de un 24 de marzo de 1915, quedó seco. Y ante esta perturbadora visión de futuro nuevamente sin agua, nuestra querida villa se mantenía agitada, temerosa de perder nuevamente parte de su población, por la desidia de la sequía y la sed de la tierra.

El 21 de marzo, y ante tales expectativas, la Comunidad de Regantes decidió la creación de un embalse en el barranco del Berro, lugar donde se realiza actualmente la bendición de las aguas del Berro.Foto de Elías del Manantial del Berro

Siendo así, se propuso la realización de sondeos de rotopercusión para encontrar agua en la seca cavidad que nos había manado vida desde hacía más de medio siglo.

Fue un año más tarde, el día 3 de julio, cuando con la ayuda de expertos zahoríes y de geólogos, lograron volver a hacer brotar la vida, el agua de los interiores de nuestra tierra y de nuestro Berro. Tres días se mantuvo manando hasta que se entubó el sondeo. Tras esto, se decidió montar una estación de bombeo, la cual comenzó a funcionar el día 18 de julio.

Fdo.: Elías Miguel Marqués Asensio.

Categorías: Manantial del Berro, Todas las publicaciones, Villa de Altura

El mes del 101 aniversario del Berro

Fue la noche del 24 al 25 de Marzo con el pueblo logró extraer el agua del manantial del Berro.berro-reducida

La culminación de esta fiesta llega con el alumbramiento de las Aguas del Berro, este acto social y turístico se realiza en el Paraje Natural del Berro, en donde todo el vecindario de la Villa de Altura acude a revivir el 25 de marzo de 1915, éste momento es único para los habitantes convirtiéndose en un sentimiento más que en un acto, pues muchos de los antepasados de los habitantes sufrieron hasta que llegó el gran día en que afloró el agua.

En esta línea se realiza la procesión de Nuestra Señora de la Cueva Santa, fuegos artificiales, espectáculos musicales y festejos taurinos.

Como es lo propio, los días 22, 23, 24 y 25 de Marzo habrán publicaciones con la historia del santuario, no os las perdáis

 

Fdo.: Elías Miguel Marqués Asensio.

Ahora Historia de la Villa de Altura en seis canales:
Facebook – Twitter – Google+ – WordPress – Tumbrl – Linked

Categorías: Manantial del Berro, Santuario de la Cueva Santa, Todas las publicaciones, Villa de Altura

Nuevos cambios en Wikipedia

Como ya sabéis durante mucho estuve trabajando las webs relacionadas con Altura para ampliar su contenido y que todos los alturanos/as podamos disfrutar de un almacén de información online, ¿y qué mejor que wikipedia?

Bien, pues he realizado algunas actualizaciones en las wikis así que, tanto si las conocéis, como si no, os invito a echarles un vistazo:

  • Cartuja de ValldeCrist.
  • Santuario de la Cueva Santa.
  • Aljama Sarracena de la Villa de Altura.
  • Manantial del Berro.
  • Iglesia Primitiva (Villa de Altura).
  • Iglesia de San Miguel Arcángel (Altura).
  • Cueva del Latonero.
  • Ermita de Santa Bárbara (Altura).
  • Ermita de la Purísima Concepción (Altura).
  • Paraje natural La Torrecilla-Puntal de Navarrete.

(Para verlas, incluye estos textos en Google junto a la palabra Wikipedia)

 

Fdo.: Elías Miguel Marqués Asensio.

 

Ahora Historia de la Villa de Altura en seis canales:
Facebook – Twitter – Google+ – WordPress – Tumbrl – LinkedIn

Categorías: Aljama Sarracena de la Villa de Altura, Cartuja de ValldeCrist, Manantial del Berro, Otros, Recinto antiguo, Santuario de la Cueva Santa, Todas las publicaciones, Villa de Altura | Deja un comentario

❉Entrevista al alcalde de la Villa de Altura sobre estos años de legislatura.❉

Don Rafael Rubio contesta y habla sobre cómo ha ido esta legislatura. Y sobre futuros proyectos que se han puesto en marcha.

Lejos de temas políticos y de ideologías que cada uno podáis tener, siempre es interesante saber qué planes se han puesto en marcha y qué ideas han estado rondando para con Altura, en definitiva es la construcción de nuestra historia.
Se tratan temas de la Real Cartuja de ValldeCrist, de la Cueva Santa, del Centernario del alumbramiento del manantial del Berro, futuros accesos, rotondas, etc.


Para que la historia de tu villa llegue, no olvides compartir.

Síguenos en Twitter: @HistoriaAltura

Búscanos en Google+ y en Facebook.

Fdo.: Elías Miguel Marqués Asensio.

Categorías: Cartuja de ValldeCrist, Manantial del Berro, Otros, Santuario de la Cueva Santa, Todas las publicaciones, Villa de Altura | Deja un comentario

❇ Recorrido taurino durante las fiestas del Berro. ❇

Os acerco, para quien no lo conozca, el recorrido taurino para estas fiestas.Recorrido de los toros en las fiestas del berro con leyenda


Twitter: @HistoriaAltura

Fdo.: Elías Miguel Marqués Asensio

Categorías: Manantial del Berro, Otros, Todas las publicaciones, Villa de Altura | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: